F1: Así llegan las diez escuderías al arranque de la temporada

Comenzó una semana muy especial para los amantes del automovilismo y más precisamente de la Fórmula 1. Cuando la bandera a cuadros da su veredicto final en Abu-Dabi, todos los seguidores de la máxima categoría entran en un camino por el desierto. Melbourne se ve tan lejana que parece prácticamente inalcanzable.

El frío invierno europeo ofrece poco y nada. Con la parrilla prácticamente definida, los equipos bajan las persianas y se ponen a trabajar. No se escapa ningún detalle, ninguna novedad. El desarrollo de lo que pasa dentro de las escuderías es un misterio por develar, el rumbo y enfoque que los ingenieros le darán a la máquina que cargará sus sueños en 2018 no se verá por mucho tiempo.

Febrero, con presentaciones y primeros test, comienza a ofrecer certezas. Se pueden ver los diseños, algunos detalles innovadores, otros no tanto. Mercedes, impecable como siempre, sin mostrar nada ya marca la pauta de lo fuerte que será. Mclaren aparece, una vez más, siendo sinónimo de problemas, mientras Honda comienza a disfrutar por primera vez desde su regreso a la Fórmula 1. Ferrari la más rápida, Red Bull esconde, ¿cuánto?, Renault da un paso al frente, y demás detalles en cada escudería. Destellos, que deberán ser ratificados o corregidos para la primera gran cita, Melbourne.

Porque así como todo lo esperado siempre llega, hoy Melbourne dice presente. El evento donde pondrán las cartas sobre la mesa. La ansiedad irá ganando protagonismo mientras pasen las horas. Jueves por la noche en este continente, los motores se volverán a hacer sentir con las primeras prácticas. Y será el momento en el que los pilotos y las escuderías deberán demostrar que la larga espera valió la pena, que llegó la hora de disfrutar. De cara a esta temporada, estas serán las grandes protagonistas, las diez escuderías:

Mercedes

La amplia dominadora de la era híbrida de la Fórmula 1 parece tener las armas suficientes para seguir mirando a todos desde arriba. Antes que nada, un auto sólido y confiable, que además será piloteado por un tetracampeón del mundo como Lewis Hamiltón, acompañado por un Valtteri Bottas que se juega la gran chance de su vida: si no logra pelear el título esta temporada, no solamente estará en peligro su chance de hacer historia, sino también su butaca en la escudería para el próximo año.

En la presentación, los miembros del equipo fueron claros: “mantener las fortalezas del auto, corregir y mejorar los lugares donde todavía había potencial”. Si verdaderamente lo lograron, los demás tendrán poco que hacer. Mercedes no vio necesidad de mostrar todo su potencial en los test. Tandas largas y gran ritmo con medios en simulación de carrera. Los pilotos se mostraron contentos, confirmado una mejora respecto al 2017.

La gran esperanza de los rivales es que el paso del tiempo con el mismo reglamento tienda a igualar a las escuderías. En cada paso que da, Mercedes parece alejar esa posibilidad. En la previa de una nueva temporada, la estrella plateada parece tener todo para seguir brillando en lo más alto.

Red Bull

Fueron señalados por Mercedes como el gran rival que tendrán esta temporada. Y no es poca cosa. La evolución de la escudería austríaca en la segunda mitad del año pasado les brindó la posibilidad de ganar carreras con autoridad después de mucho tiempo, y en esa ocasión no las han desaprovechado. Si Verstappen y Ricciardo, la pareja más explosiva de la parrilla, logran arrancar como terminaron, serán grandes contendientes al título.

Sin embargo, el propio Helmut Marko se descartó de la pelea antes de comenzar la temporada. Alude tener el mejor chasis de la parrilla y la mejor dupla de pilotos. Dice estar más cerca, pero todavía muy lejos. ¿Por qué? Por el motor Renault, al que todavía considera que no está a la altura del que produce Mercedes. Si Honda sigue creciendo, en 2019 Red Bull y Renault ya no tendrán más nada que ver.

Si bien los test mostraron un ritmo de carrera inferior al de la marca alemana, los pilotos de Red Bull no pierden las esperanzas. Con la joya de la categoría con mayor experiencia como Verstappen y un piloto talentoso con hambre de gloria como Ricciardo esperamos grandes espectáculos. Si logran estar cerca del nivel de Mercedes en poco tiempo, el mundial será emocionante.

Ferrari

Ferrari fue el equipo que el año pasado se atrevió a poner en riesgo la hegemonía alemana. Por un momento, parecía que Vettel podía llegar a quedarse con el título de pilotos. Este 2018 lo arrancaron muy bien: marcaron el 1-2 de la tabla general con tiempos fantásticos. Sebastián se muestra más motivado que nunca. Pese a eso, Mercedes ve a Red Bull más amenazante que a los italianos.

En la presentación del SF71H se pudieron apreciar algunas modificaciones aerodinámicas, el aumento de la distancia entre ejes y unas tomas de aire más agresivas. Ferrari, que se mostró muy fuerte en los circuitos con alta carga aerodinámica en 2017, intentará dar un salto adelante en las pistas más rápidas.

Vettel parece ser quien alimentará las ilusiones de los tifosi con la esperanza de convertirse en el primer campeón del mundo para la escudería tras 11 años, cuando su compañero de equipo se consagraba en Interlagos. Esa proeza y su prestigio le conservan el lugar a Kimi en la escudería, ya que desde su vuelta a Maranello ha demostrado poco. Sin embargo, 2018 le dará otra gran chance para desplegar todo su talento. La escudería con más fans del mundo sueña con dar el gran golpe.

Mclaren

Las recriminaciones a Honda culminaron, pero no los problemas. Mclaren sigue herida por haber dejado los primeros planos de la máxima categoría, pero este año se le empezarán a acabar las excusas: con un motor más firme, y pese a ser su primera experiencia con los franceses, la lucha por los podios debería volver a ser una realidad.

Aunque en Woking se muestran con una dosis de optimismo, el año no podría haber empezado con más baches. Desde una tuerca que hizo despistar al bólido naranja la primera hora de test hasta los constantes problemas de refrigeración. Días sin rodar y pocos datos recogidos pasarán factura, pero si el potencial del auto verdaderamente existe, indudablemente evolucionarán hasta meterse en la pelea.

El pobre Alonso pide a gritos un coche que lo acerque a cuatro décimas de los punteros para ganar carreras. Lo ven motivado, siente buenas sensaciones cuando conduce el Mclaren. Pero sabe que aún están lejos. La escudería británica tiene semillas para soñar pero un bosque de problemas por talar. Si los resuelven rápido, crecerán muy pronto.

Renault

Los franceses están en plena etapa de crecimiento. Renault tiene los ojos puestos en su gran objetivo: ser campeón del mundo. Pero no quieren quemar etapas y saben bien que no será en esta temporada. A pesar de que dieron un gran salto, la evolución y el desarrollo del motor y el coche de cara al futuro será la gran meta.

Para eso tendrán en pista a una de las duplas más fuertes de todo el mundial: Carlos Sainz y Nico Hulkenbgerg sueñan con su primer podio mientras siguen enfocados en aportar datos valiosos para la escudería. Los test los mostraron muy fuertes, evidenciando un gran crecimiento y buena fiabilidad. La gran búsqueda: convertirse en la cuarta fuerza por detrás de los tres candidatos.

Force India

El particular auto rosa fue uno de los pocos que en los test mostró muy pocas mejoras con respecto al año pasado. Esto, sumado al crecimiento de Renault y Mclaren, ponen en peligro inminente la cuarta plaza que vienen obteniendo en el mundial. Sin embargo, desde la escudería se muestran confiados en que un gran paquete de mejoras llegarán a Australia y que, con el correr de las carreras, volverán a parte delantera del pelotón.

Pero este año parece estar enfocado en una competencia particular entre los pilotos. Sergio Pérez sabe que se juega sus últimas cartas de llegar a un equipo top, y Esteban Ocon quiere mostrarle al mundo que la butaca de Mercedes en 2019 debe ser suya. Si agregamos los encontronazos de la pasada temporada, se puede decir que la bomba de tiempo ya empezó a correr dentro de Force India.

Haas

Los estadounidenses llegaron al gran circo para quedarse. Preparados, sólidos, y con sueños de ser la cuarta fuerza, son las constantes definiciones que se escuchan por las paredes del equipo para esta temporada. Muy ambiciosos, pero respaldados por un gran test de pretemporada donde dieron la nota al ser uno de los equipos más confiables sin dejar de ser rápidos.

Los agresivos Magnussen y Grosjean seguirán siendo los pilotos del equipo, que este año apostará a sumar puntos en la mayor cantidad de grandes premios posibles. Prometen mucho para esta temporada, donde la vara comienza a estar cada vez más alta.

 Williams

El esperado regreso de Robert Kubica a la categoría no se consumó. Tras la salida de Massa, el ruso Sergey Sirotkin, de aceptables pergaminos en categorías menores, fue el elegido para estar en el equipo junto al joven Lance Stroll, formando una de las parejas menos experimentada de la parrilla.

Pese a tener el mejor motor, en la escudería no están conformes con lo que vieron en pretemporada. Paddy Lowe reconoció que son lentos en el paso por curva y tienen mucho que mejorar, algo que buscarán a lo largo del año. Ante la gran evolución que tuvo el resto de las escuderías, si no logran hacer un buen trabajo pronto, les costará mucho puntuar.

Toro Rosso

El motor Honda vuelve a rugir. El equipo “B” de los austríacos cuenta con la gran ventaja de llevar un motor exclusivo, distinto al de toda la parrilla, y que por primera vez desde su vuelta a la categoría se muestra confiable en una previa de temporada. La gran apuesta de Red Bull para el futuro quiere convertirse en una realidad y mostrarle a Mclaren cuanto se equivocaron.

El sueño para el 2018 es la quinta plaza, los encargados de llevarlos adelante en pista serán el francés Pierre Gasly y el neozelandes Brendon Hartley, dos jóvenes talentosos que forman parte de un lugar que no te permite tropiezos: ser brillante te lleva a Red Bull y desentonar te deja sin butaca. El ejemplo más claro, Daniil Kvyat.

Alfa Romeo-Sauber

Mejorar, el gran objetivo. Sauber se llevó la colección de banderas azules en 2017 pero este año tiene todo para mostrarse más fuerte. La alianza con Alfa Romeo, un motor actualizando y una buena inyección de dinero acompañada de un paquete aerodinámico fuerte, le darán al equipo el salto para meterse en la pelea.

El progreso será paulatino y el primer gran objetivo es dejar el último lugar que ostentó la temporada pasada. La gran promesa apadrinada por Ferrari, Charles Leclerc, será la ficha fuerte que apostará el equipo de cara a esta temporada. Lo acompañará el ya experimentado Marcus Ericsson, que por ahora ha mostrado muy poco en su recorrido en la máxima categoría.

 

Nicolás Gabetta

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • https://one.cloudstreaming.eu:8504/stream
  • The Hit Radio