UN HOMBRE, UN NOMBRE… VICTOR BORRAT FABINI

Hola amigos, como venimos cumpliendo, una vez por mes les traemos estos informes que buscan desempolvar la riquísima historia de nuestro automovilismo uruguayo. Ya vimos algo de la historia en las entradas del «Autodromo Nacional» y del Circuito de Punta Fría, y hoy toca el turno del Victor Borrat Fabini, o como se lo conoce popularmente, el autódromo del Pinar.

Ya vimos que en 1935 se inauguraba el Autódromo Nacional, se desarrollaban grandes pruebas, el automovilismo venia en un franco ascenso de popularidad y sin dudas de calidad. Uruguay comenzaba a tener figuras de prestigio internacional y es allí, que se empieza a organizar la actividad a nivel nacional. Es así que llegamos a 1940, donde un grupo de pilotos de la época deciden el 27 de julio de 1940 fundar la ADVU (Asociación Deportiva de Volantes Unidos), unos años más tarde renombrada AUVO (Asociación Uruguaya de Volantes). Su socio número 1, Omar Carlevaro, acompañado por Eitel Cantoni, Alejandro Silva, Juan Firpo, Seler Parrado, Victor Borrat Fabini, entre otros.

Ya organizados, se logra una sinergia sin precedentes  y se comienzan a organizar varias competencias y Campeonatos, pero fue en 1947, los días 16 y 17 de agosto para ser más exactos, donde AUVO logra organizar la PRIMER CARRERA DE ALTO NIVEL organizada en Uruguay, EL GRAN PREMIO CIUDAD DE MONTEVIDEO.

Varias fueron las complicaciones, pero este grupo de entusiastas trabajaron muy duro para poder realizar esta competencia, el intendente de Montevideo en ese momento, Andrés Martínez Trueba, puso como condición  la colocación de un vallado a lo largo de todo el recorrido,  lo que termino provocando grandes gastos y un gran déficit en esa competencia, pero sin dudas sabían que dejaría un gran aprendizaje. La competencia se desarrollaría en la rambla montevideana, entre las calles Ejido y Santiago de Chile,  y AUVO trabajo muy duro para lograr en un circuito de 1700 metros de largo, pero esto lo dejaremos para una próxima entrada…

Fue en 1956 que AUVO decidió iniciar la construcción de un moderno autódromo, que se buscaba fuera cerca de Montevideo y más aggiornado que el Autódromo Nacional a la evolución que los autos estaban teniendo en los últimos años y al mismo tiempo fuera seguro para los aficionados. Con esas bases empezaron a trabajar en el proyecto los arquitectos Homero Perez Noble y Arturo Porro en conjunto con el ingeniero Walter Harley. Sin duda que el prestigio que AUVO había sembrado durante sus primeros 16 años, fueron mas que suficientes para que la directiva del CLUB por esos años no dudara ni un momento en la viabilidad de hacerlo, sobre todo pensando en que seria la 2da pista de primer nivel en ser inaugurada en esa década.  Tanto trabajo empezó a generar sus primeros frutos, primero se consiguieron las tierras en la zona sur de Canelones, que en ese momento solo había arboles y arena. AUVO SERIA UNA DE LAS PRIMERAS Y POCAS INSTITUCIONES PRIVADAS EN AMÉRICA DEL SUR en ser propietarias de un autódromo.

El 14 de octubre de 1956 se inauguro, y para este evento viajo nuevamente Juan Manuel Fangio, quien en ese momento estaba disputando el Campeonato Mundial de Formula 1. La competencia inicial fue ganada por Asdrúbal «Pocho» Fontes en un Maserati 4CLT con motor Chevrolet V8.

Allí comenzó gran parte de la historia de AUVO, comenzó con La Fuerza Libre, que se formo nada más y nada menos que con chasis de la Formula 1 importados directamente desde Europa. varias Ferrari y Maserati llegaron, aqui se les colocaban motores Ford, Corvette o Chrysler…   La Baja Cilindrada era otra categoría que se llevaba las miradas de espectadores, fanáticos y eran varios los nombres que sonaban entre los participantes, Modesto Balcarcel, Armando Castaindebat, Jorge Mutio, Rubén Mainentti entre tantos otros… Con el correr de los años esta categoría fue cambiando, fue mutando, se fue adaptando a los tiempos y termino transformándose en el Turismo, los autos con techo.  La Fuerza Limitada, una categoria también de formula de entrada muy sencilla y económica, y siempre se vio fortalecida por grandes valores del interior del país, motores delanteros, 6 cilindros, y muchos preparadores haciendo su «magia».

El retiro definitivo de José Froilán González en El Pinar, fue noticia mundial, de todas formas, aunque era un retiro de su actividad como piloto, ya que continuo compitiendo en la Fuerza Libre, con Alberto Rodríguez Larreta “Larry” como piloto de su auto.
Ya en la década del ’60, tomaron fuerza las categorías de autos de Turismo, los Vale Todo, las Picadas, las presentaciones de Autos Antiguos y las formaciones de nuevas Fórmulas, mientras que por costos, fueron desapareciendo los Autos Sport con los Porsche, Ferrari, Allard con motor Cadillac y otros como los Fuerza Libre, cuyos chasis pasaron a la Fuerza Limitada. Empezaron a tomar más protagonismo autos como los Ford Cortina, Lotus, los Morris Mini Cooper S, Saab 96 Sport Montecarlo, Alfa Romeo Giulia, las Giulietta, la Zagato, los Alfa Romeo GTA 1.600 y 1.300, incluso la GTA 1600 de Lepro-Olmedo, los Renault R8 Gordini, Hillman Imp, algunas BMW 1.600 Alpina, las BMW 2000 TIZA, y las 2002 Schnitzer, el NSU TTS, como más adelante los Ford Escort RS 2000.


Los 6 Horas fueron carreras históricas de AUVO, como los 100 km, las 200 Millas y otras competencias internacionales.
Cabe recordar los Grandes Premios Air France, con competencias internacionales, en 1966 corrieron los Willys Interlagos, entre los cuales uno de los pilotos era un juvenil Wilson Fittipaldi Jr., el Alpine Renault, el Lotus Elan, Alfa Romeo GTA al igual que los mini Cooper S y los Saab y Lancia. La llegada del Turismo Carretera en 1968, fue un neto dominio de las Liebre II, con victoria de Eduardo Copello, seguido de Nasif Stefano y Gastón Perkins con la presencia en boxes, del joven constructor Oreste Berta.

Con el afán de seguir bajando costos, y de aprovechar los chasis que estaban en la vuelta, se concretan en realidad dos nuevas Fórmulas de AUVO, una fue la Fórmula 2 y la otra la Fórmula Vee, esta última con motores de VW Fusca que inicialmente fueron los 1.200.
Después de barajarse la posibilidad de una Fórmula S, con motores Saab dos tiempos, la Fórmula R –Renault.

En 1973 comienza la primer gran remodelación del autódromo Víctor Borrat Fabini de El Pinar y su extensión. Lamentablemente por conflictos bélicos se dispara el precio del petróleo y se encarece el bitumen en cerca de 7 veces y recién se reinaugura en abril de 1975, con un perímetro de 3001 metros, para tener características internacionales.
La reinauguración fue con la presencia de la División III de Brasil y dos semanas después corrió la Fórmula 4 de Argentina, donde entre los juveniles valores estaban Miguel Ángel Guerra y Eliseo Salazar, quienes posteriormente llegaron a la Fórmula 1 Internacional. En la época del cierre del autódromo Borrat Fabini, AUVO utilizó otros autódromos, como San José, Tarariras, Young, Mercedes, Paysandú, Salto, Tacuarembó y Rivera.
Sin dudas que los años siguientes tienen páginas riquísimas de nuestro automovilismo, pero para el autódromo en sí fueron años de simplemente ver pasar muchas categorías, y de alguna manera, quedarse en el tiempo…

Fue recién en el año 2017 que un nuevo proyecto de ampliación pudo concretarse, a pesar que se manejaba desde hacía muchos años. Distintas comisiones directivas se fueron sucediendo y aunque con la convicción firme de la necesidad de realizar esa obra, no se encontraba la manera de concretar. La Asociación Uruguaya de Volantes (AUVO) contó con el aporte de varios empresarios privados de nuestro país que asumieron buena parte de la inversión, y de esa manera el VBF se volvía a vestir de fiesta, de esta forma, el 23 de abril de 2017 se reinauguró nuevamente autódromo. Una fiesta contó con un marco de público como el de décadas anteriores, el Víctor Borrat Fabini (VBF) brillaba nuevamente con su mejor color, que cubrieron gradas, boxes y colapsaron las áreas del ampliado estacionamiento. Estuvieron autoridades municipales, encabezados por el intendente de Canelones Yamandú Orsi, la Asociación Argentina de Volantes (AAV) no podía faltar a este evento, y con el «flaco» Juan María Traverso al frente, también acompañaron la ceremonia protocolar del corte de cinta.

El nuevo autódromo VBF, con esa ampliación de la pista, quedaba habilitado para recibir a categorías internacionales del automovilismo deportivo, esencialmente las de los grandes vecinos Brasil y Argentina. El presidente de la institución en ese momento, Julio Berges, fue el encargado de la parte oratoria central acompañado por sus compañeros de directiva,  el Presidente de la FUAD Jorge Bermúdez y en representación del Automóvil Club del Uruguay, Jorge Etchamendi (Pte. de la Comisión Deportiva de ACU).

A lo largo de estos 64, casi 65 años de vida, por el VBF han pasado muchas categorías nacionales e internacionales, desde la Formula 1 y la Formula 2 mecánica Argentina, el Turismo carretera, El TC 2000, las formulas 2, 3 y 4 sudamericanas, la Porsche Cup, copas y campeonatos internacionales de motocilismo y de karting, y sin dudas, cuando hablamos del VBF hablamos de la cuna de nuestro automovilismo moderno.

Aquel sueño original se convirtió en una linda realidad y marcó un antes y un después en la rica historia de nuestro automovilismo Nacional, el Víctor Borrat Fabini de El Pinar.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • https://one.cloudstreaming.eu:8504/stream
  • The Hit Radio